Páginas

martes, 28 de julio de 2009

Cómo funciona el detector molecular GT200

(Actualizado 5 de diciembre de 2009)

Como parte de nuestra cobertura sobre el fraude del GT200 en México, en esta entrada vamos a tratar de explicar de manera sencilla cómo funciona este aparato y aprovechando el viaje, comentaremos algunas otras cosas que se relacionan con esto.

Hemos dividido la entrada en los siguientes temas:

1. Breve historia del GT200
2. Descripción del equipo
3. Funcionamiento
4. Riesgos
5. Entonces, si no funciona, ¿cómo es que la gente sigue creyendo que sí?
6. Para terminar

Empecemos pues, con la...


1. Breve historia del GT200

En la primera entrada de esta historia traducimos la historia general de estos supuestos detectores que está disponible en inglés en Badphysics, pero por ahora nos concentraremos brevemente en lo que atañe al GT200, que es el que nos interesa.

En 1993 Wade Quattlebaum lanzó al mercado el Quadro Tracker QRS250G, supuesto detector de casi todo que tuvo un gran éxito comercial en los Estados Unidos, hasta que en 1995 se le hicieran pruebas científicas en los Laboratorios Nacionales Sandia y se demostrara que su capacidad real para detectar cualquier cosa era la que se esperaría del azar y no más. A principios de esta década, Gary Bolton de la compañía Global Technical Ltd., diseñó un artilugio semejante en casi todo al Quadro Tracker, denominándolo Sistema programable de detección MOLE. Exactamente igual que con su antecesor, cuando los Laboratorios Nacionales Sandia lo probaron en enero de 2002, se determinó que sus resultados tampoco eran mejores que el azar (ver Double-Blind Field Evaluation of the MOLE Programmable Detection System en PDF). El operador del GT200 en esta pruebas fue Robert Balais.

A raíz del mal desempeño en estas pruebas, Bolton se distanció de Balais y éste, junto con Jim McCormick decidió crear su propia empresa (ATSC Ltd.) y con ella, claro, su propio detector, el ADE 650 (y un montón más, dicho sea de paso). Bolton por su parte, para que no se le relacionara de manera tan directa con el fracaso de la prueba en Sandia, le dió una manita de gato al MOLE cambiando el diseño del mango, afinó la teoría de su "principio de funcionamiento" (por ejemplo, antes, para "cargarlo" bastaba con sólo dar un par de respiraciones profundas), le cambió el nombre a [Equipo de] Detección remota de sustancias GT200 y siguió vendiéndolo tan campante.

Entre otros incautos en el mundo, nuestras Fuerzas Armadas han tenido el dudoso honor de comprar una buena cantidad de estos aparatos. La Secretaría de Marina adquirió entre 2007 y 2008 102 unidades mientras que la Secretaría de la Defensa Nacional en el mismo período se hizo de 521, desembolsando para ello una cantidad de dinero que a los ojos de este humilde bloguero, no es nada despreciable. De acuerdo a notas en la prensa ambas Secretarías presentaron en sociedad a su nuevo juguete con apenas unos días de diferencia: la Sedena el 3 de octubre de 2008 y la Semar el 14 del mismo mes, aunque parece que ya tenían tiempo de estar usándolo.


***

2. Descripción del equipo

Por lo que se puede ver en las imágenes disponibles en Internet, el paquete del GT200 consiste de lo siguiente:

  • El GT200 en sí, formado por un mango aparentemente de plástico y una antena telescópica unida a éste por medio de un pivote de modo que pueda girar libremente en un ángulo bastante amplio.
  • Un "lector de tarjetas", que puede estar conectado al GT200 directamente (¿en modelos más modernos quizá?) o, como lo estaba el MOLE original, por medio de un...
  • Cable conector.
  • Un juego de "tarjetas de sustancias", al gusto del cliente.
  • Funda.

Todo esto empacado en una bonita caja de plástico debidamente acolchada, como si se tratara de un delicado equipo electrónico que requiriera tal protección.


***

3. Funcionamiento

a) Funcionamiento teórico supuesto

Para este apartado hubiera preferido poder consultar la información oficial de la compañía, pero como ya he señalado en otras ocasiones, en el sitio web de Global Technical no se puede hacer pues es menester estar registrado para poder acceder a cuaquier cosa relacionada con el GT200 aunque curiosamente, no así para con otros dispositivos que venden. Vaya usted a saber por qué.

Así que aprovechando el servicio de Infomex le hice a la Sedena y la Semar algunas preguntas y una de ellas era sbre el principio científico en el que se basa este dispositivo de acuerdo a su fabricante. Lo malo, como sabe si ha seguido esta historia es que la Secretaría de la Defensa Nacional no tiene la más mínima idea y la Secretaría de Marina se limitó a remitirnos al sitio de Global Technical. Sí, el mismo que no tiene nada disponible al público en general.

Pero buscando en la red conseguimos obtener por otra vía el folleto del GT200 en PDF:


..
GT200 foll
..

Como se dará cuenta no dice gran cosa, y salvo la imagen de la portada en que se puede apreciar más o menos bien el pivote que, como veremos más adelante es el mecanismo que lo hace funcionar, se las arreglan para no mostrar en todo el documento una sola fotografía decente en la que se aprecie a detalle el aparato. Pero en cuanto a cómo funciona, que es lo que interesa, casi no dice nada, salvo que el "método de detección" es el para/diamagnetismo.

Sin embargo, como mencionamos en la primera entrada de esta historia, E-K9, uno de sus distribuidores, sí se ha tomado la molestia de poner en línea en su sección de preguntas frecuentes, entre otras cosas, toda la información sobre el supuesto principio teórico que hace funcionar a esta maravilla. Es de suponerse que se trata de información proporcionada por el fabricante, aunque la verdad, hubiera preferido confirmarlo de manera oficial; pero ante las respuestas que hemos obtenido por medio del IFAI, me temo que esto es todo lo que conseguimos y con ello trabajamos.

Aunque varios puntos se prestan para ser comentados, a mí personalmente me llamaron la atención los siguientes, que le traduzco a continuación pero que puede consultar en inglés en el sitio señalado, por si no se fía de mis buenos oficios:


4- ¿Cómo funciona el GT200?

El GT200 funciona con el principio del dia/paramegnetismo. Todas las sustancias tienen una carga magnética que, cuando es estimulada por un impulso eléctrico (estática) crea una atracción entre la sustancia siendo detectada y la propia unidad GT200. Est se conoce como AEM o Atracción electro-magnética.

La manera sencilla de explicar esta tecnología es tomar un globo inflado y frotarlo con su pelo. Una carga estática se crea haciendo que el globo "atraiga", por así decirlo, a una pared. Si hay suficiente carga en el globo, permanecera "atraído" a la pared por una cantidad de tiempo indefinida. Sin embargo, una vez que la "carga" se disipe, el globo se "despegará" por sí mismo y caerá al suelo.

Lo que está haciendo el GT200 es crear una "atracción" entre él mismo y la sustancia que quiere detectar. A través de la Tarjeta sensora de sustancia y el movimiento de un operario, se crea un un campo de atracción en el lector de tarjetas que, a su vez causa que la antena del receptor del GT200 se fije en una señal, indicando la dirección en la cual la sustancia puede localizarse. Cuando la señal magnética de la sustancia que está buscando el GT200, se localiza en su rango de detección, la antena receptira del GT200 se moverá hacia la dirección en que existe la sustancia. En esencia, el GT200 funciona como un receptor hiper sensible.

y

17. ¿Cómo puede funcionar el GT200 sin ninguna fuente de energía externa?

La electricidad electro-estática es muy incomprendida. El GT200 no requiere energía para funcionar. Requiere un nivel de corriente eléctrica muy alto pero sin amperaje. Por esto es por lo cual para funcionar no puede montarse en una posición estacionaria. La producción de energía se genera por el movimiento del operario. Conforme el operario camina por el perímetro de l área definida de búsqueda, está generando electricidad electro-estática. Cuando uno se mueve, se puede generar energía que, a veces, ¡puede llegar a los 2,500-3,000 voltios! Esto a su vez energiza al GT200. El GT200 se activa y empieza a recibir señales de la firma magnética de la sutancia blanco.

Bien, ahora que ya leyó esto, procedamos a ver las...


b) Falacias teóricas (NOTA: Ver postdata)

Desde la primera vez que leí lo anterior me pareció un absoluto galimatías pseudocientífico carente de todo sentido. Sin embargo, como su servidor no es físico, para salir de dudas y contar con otras opiniones le pedí a un conocido que me hiciera el favor de difundir en el foro Sobrenatural.net (que contrario a su nombre, es un foro de escepticismo) los mismos puntos. De ahí, algunos de los participantes llevaron estas preguntas a HomoScience.es y Psicofxp.com, y aunque en general hubo pocas respuestas podrá ver que en todos los foros el veredicto es el mismo: lo que afirma la propaganda es una sarta de tonterías.

Pero no me quedé sólo con eso. También le escribí a Alfonso de Terán (mejor conicido como Alf), un ingeniero en telecomunicaciones que a través del blog MalaCiencia se dedica a la divulgación científica y a la exposición de la mala ciencia que podemos ver cotidianamente, por ejemplo, en películas, series de televisión y medios de comunicación. Esto es lo que respondió, al pedirle su opinión sobre los dos puntos de arriba:


En el punto 4, se dice que todas las sustancias contienen cargas magnéticas. Bien, las cargas magnéticas (monopolos magnéticos, en realidad) no existen. Los campos magnéticos se producen por el movimiento de cargas eléctricas. Si agarras un imán y lo partes por la mitad, para separar el polo norte del sur, en realidad, te quedarás con dos imanes. Es imposible separar los polos de un imán (que sería el copncepto de carga magnética). Al menos según la física conocida. La Ley de Gauss para el magnetismo (una de las Ecuaciones de Maxwell, que serían el equivalente de las Leyes de Newton en el mundo electromagnético), lo prohibe explícitamente. Algunas teorías cuánticas de cuerdas, permitirían la existencia de dichos monopolos magnéticos, pero a día de hoy nadie ha observado ninguno (el que lo hiciera, se llevaría el Nobel).

En el mismo punto se menciona el ejemplo del globo inflado que se pega al pelo si se frota. Pero eso no tiene absolútamente nada que ver con el magnétismo. La atracción que hay entre el globo y el pelo es eléctrica, no magnetica. Un globo con carga eléctrica crea un campo eléctrico, que atrae a cargas del signo contrario y relepe las del mismo signo. Al acercarse a determinados materiales (como el pelo o la lana), este campo es suficiente para mover un poco los electrones de los átomos del material, de forma que se crea una pequeña carga eléctrica de signo contrario en el material, y por eso se atraen.

Pero eso es imposible que ocurra con el magnetismo. Como he dicho, no existen las cargas magnéticas. El magnetismo es producido por cargas eléctricas en movimiento. El magnetismo natural de determinados materiales (un imán, por ejemplo), se debe a que el movimiento de los electrones de sus átomos esta en cierta forma "alineado". Cada átomo es un nucleo formado por un nucleo de carga eléctrica positiva (debido a los protones), y los electrones con carga negativa moviéndose a su alrededor. Este movimiento crea un pequeño campo magnético, llamado momento magnético. En materiales no magnéticos, este movimiento es muy caótico, de forma que los momentos magnéticos se cancelan entre sí. Pero en los imanes, este movimiento es más "ordenado", de forma que se genera un campo magnético detectable desde el exterior.

Se menciona también que el aparato se basa en el dia/paramagnetismo. Pues bien, el diamagnetismo y el paramagnetismo son propiedades de sólo algunos materiales. Básicamente, estos materiales, en presencia de un campo magnético, los momentos magnéticos de sus átomos se alinean, creando un nuevo campo magnético. Esta alineación es distinta en los dos tipos de materiales, de forma que un material paramagnético es atraido por un iman, y uno diamagnético es repelido por él. Al alejarse del campo magnético externo, los momentos magnéticos se vuelven a "desalinear", perdiendo su magnetismo.

Como ves, un campo magnético únicamente puede afectar a materiales paramagnéticos y diamagnéticos. No afectaría para nada a otros materiales (la mayoría).

Y:

En el punto 17, se menciona que el aparato no necesita alimentación externa, ya que necesita un alto nivel de corriente eléctrica, pero sin amperaje. Bien, esto es una contradicción. La corriente eléctrica se mide en amperios, por lo que por definición, el amperaje es la corriente eléctica.

Luego dice que uno al moverse, puede generar una potencia de hasta 3.000 voltios. Eso es otro sinsentido. La potencia (energía por unidad de tiempo) no es lo mismo que el voltaje. La potencia se mide en watios, y en el mundo eléctrico, es igual al voltaje por la intensidad de corriente eléctrica: P=V·I

Obviamente, a igualdad de intensidad de corriente, cuanto más voltaje, más potencia. Pero son cosas distintas. Si la energía es producida por nuestro movimiento, necesariamente será una energía muy pequeña, pues recordemos "La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma". Toda la energía que podamos proporcionar nosotros, únicamente con nuestro cuerpo, proviene de las calorías que quemamos (que previamente han sido ingeridas, claro).

Otra cosa que no explica es dónde se produce el voltaje. El voltaje es una diferencia de potencial eléctrico. Para que tenga sentido, tiene que haber dos puntos, entre los que existe esa diferencia de potencial (por ejemplo, entre los dos polos de un enchufe). ¿Entre qué dos puntos se crea esa diferencia de potencial de 3.000 voltios? ¿Entre el aparato y la sustancia a la que se apunta? En ese caso, si no estamos convenientemente aislados, nos puede dar un calabrazo terrible, o incluso generar un arco voltáico (como un rayo de tormenta, pero mucho más pequeño).

Lo gracioso de todo es que dice que la electricidad estática es muy mal entendida. Desde luego, veo que ellos no la entienden muy bien. Ni el electromagnetismo en general.

Creo que con esto queda demostrado que el funcionamiento teórico de este aparato no es otra cosa que, como lo dijimos arriba, un mero galimatías escrito en un lenguaje pseudocientífico que no significa nada en realidad, redactado así con el único objetivo de impresionar a sus clientes víctimas potenciales haciéndoles creer que lo que venden no es una vulgar varilla de zahorí sino un aparato de alta tecnología y cuyo funcionamiento tiene un respaldo teórico válido.

Entonces, si desde el punto de vista científico este aparato no debe funcionar, ¿cómo es que se han tenido tan buenos resultados y se han conseguido decomisos récord de drogas y armas desde que se le utiliza?

Por supuesto que para poder responder a esto de manera categórica habría que contar con muchos más datos de los que se hacen públicos en los boletines de la Sedena y la Semar y que después difunden los medios de comunicación. Sin embargo, como veremos enseguida, en términos generales la respuesta en realidad puede no ser tan compleja. Empecemos por conocer cómo funciona realmente el GT200.


c) Funcionamiento teórico real

c1. Efecto ideomotor

Cuando los militares bautizaron de manera extraoficial al GT200 como la "ouija del diablo", sin querer le pusieron el apodo más adecuado que pudiera haber, y no porque entre las chucherías que vienen en el paquete haya un tablero y un vaso para hablar con los muertos como supuestamente se hace con la ouija, sino porque al igual que ésta, el GT200 y todos sus clones funcionan gracias al efecto ideomotor.

¿Y qué es el efecto ideomotor? Veamos un que dice el Skeptic's Dictionary. La traducción y las negrillas, van por cuenta de su servidor:


Efecto ideomotor

El efecto ideomotor se refiere a la influencia de la sugestión o expectativas sobre el comportamiento motor involuntario. El término "acción ideomotora" fue acuñado por William B. Carpenter en 1852 en su explicación para los movimientos de (rods) y péndulos por parte de los zahories, y algunas movimientos o levantamientos de mesas por parte de los espiritistas (aquellos que no se llevan a cabo por medio de trucos). Carpenter arguyó que el movimiento muscular puede ser iniciado por la mente independientemente de la voluntad o emociones. Podemos no estar conscientes de ello, pero otras personas u observaciones pueden sugestionar a la mente. Estas sugestiones pueden influir en la mente y afectar el comportamiento motor.

Pruebas científicas del psicólogo estadounidense William James, el químico francés Michel Chevreul, el inglés Michael Faraday (Zusne y Jones 1989: 111), y el psicólogo estadounidense RayHyman han demostrado que muchos fenómenos atribuídos a fuerzas espirituales o paranormales, o "energías" misteriosas, se deben en realidad a la acción ideomotora. Aún más, estas pruebas demuestran que "gente honesta, inteligente puede de manera inconsciente realizar una actividad muscular que sea consistente con sus expectativas" (Hyman 1999). También mostraron que las sugestiones que pueden guiar este comportamiento pueden ser dadas por pistas sutiles (Hyman 1977).

El movimiento de los vasos en las tablas Ouija, de las manos de un facilitador en la comunicación facilitada, de las manos y brazos en la kinesiología aplicada y algunos comportamientos atribuidos a la sugestión hipnótica, se deben a la acción ideomotora. Ray Hyman (1999) ha demostrado la seductora influencia de la acción ideomotora en la charlatanería médica, donde ha producido cosas como el "Detector Toftness de radiación" (usado por los quiroprácticos) y las "cajas negras" usadas en la radiestecia y radiónica médicas (popular con los (naturopaths) para manejar la energía usada para diagnoticar y curar.) Hyman también arguye que cosas como el Qi Gong y el "diagnóstico por pulso", popular tanto en la medicina tradicional china como en la medicina aryuvédica practicada por Deepak Chopra, son mejor explicadas en términos de la acción ideomotora y no requieren la suposición de misteriosas energeías como el chi.


En efecto, el movimiento de la antena del GT200 no se debe a que reaccione a la presencia de una sustancia blanco sino a los movimientos que el operador, de manera inconsciente, lleva a cabo, como se explica perfectamente en los párrafos remarcados:

"Podemos no estar conscientes de ello, pero otras personas u observaciones pueden sugestionar a la mente. Estas sugestiones pueden influir en la mente y afectar el comportamiento motor."

y
"...'gente honesta, inteligente puede de manera inconsciente realizar una actividad muscular que sea consistente con sus expectativas" (Hyman 1999). También mostraron que las sugestiones que pueden guiar este comportamiento pueden ser dadas por pistas sutiles'."



Esto significa que, por ejemplo, si a un soldado a quien se ha convencido que el GT200 es tecnología de punta y que funciona como tal le piden que haga una revisión en, digamos, una casa en donde se sospecha que hay drogas, será probable que de manera incosciente haga girar la antena para que señale hacia la casa, haya o no droga en ella. No es casualidad que buena parte de los boletines de la Sedena referentes a los aparentes éxitos obtenidos con este aparato hagan mención a "denuncias anónimas" e "indicios".

Otro ejemplo podría ser la revisión de un vehículo en un retén en donde el conductor al ser interrogado se ponga nervioso, y con su actitud influya en la acción ideomotora del soldado que otra vez, de manera inconsciente movería su mano de manera que la antena del aparato gire hacia el vehículo y eventualmente señale hasta donde se ha escondido el cargamento.

Ahora que en el caso de revisiones y búsquedas en las que no hay una denuncia previa o son realizadas a cierta distancia (ya sea en retenes o en casas) y por tanto no es tan sencillo influir directamente en el operador del aparato, los resultados del GT200 no deben ser mejores que el azar. Como si se arrojara una moneda al aire, pues.

Para complementar, si usted le entiende al inglés, quizá quiera echarle un vistazo a este video en donde James Randi explica un poco más sobre el efecto ideomotor. Y claro, si no lo ha hecho, no deje de ver los videos que pusimos en nuestra primera entrada dedicada al tema.

Que este aparato funcione debido al efecto ideomotor y no por alguna tecnología ultra-avanzada, por malo que suene, es lo menos peor. Sí, como lo oye —lo lee, pues— en el mejor de los casos se trata de operarios autoengañados que lo usan de buena fe, creyendo que en efecto el artilugio está detectando cosas; porque la otra opción, en el peor de los casos es la simple...


c2. Manipulación

Ya vimos que que la antena del GT200 se mueve a la derecha o a la izquierda ante los más mínimos movimientos de la mano de su operador, debidos en el mejor de los casos al efecto ideomotor. Sin embargo, como se imaginará es sumamente sencillo hacer que la antena gire cuando y hacia donde el operador lo desee; con girar muy levemente la muñeca se puede obtener un "resultado positivo" a lo que sea en el momento deseado, como le mostramos a continuación en este video que hicimos no con un GT200 sino con un detector molecular AT200, suerte de objeto-parodia que construímos para demostrar visualmente cómo funcionan este tipo de aparatos. Sin duda bastante rústico pero eso sí, tan efectivo como el que más:







Ahora, si es que no lo ha hecho, hágame el favor de ver este video y compárelo con el de arriba. ¿Nota alguna semejanza en los movimientos?

Por más que los vendedores (por razones obvias), la Sedena, la Semar y otras dependencias (quizá para evitar el ridículo o para justificar sus acciones) y la prensa (por simple ignorancia y pereza para investigar) insistan en que funciona como "detector maravilla", la verdad es que, a menos que lo que sepamos de física esté por completo equivocado, el GT200 es, para acabar pronto, un fraude y como veremos a continuación su uso acarrea una serie de riesgos.


***

4. Riesgos

Al tratarse de un aparato que no cuenta con ningún tipo de medidor ni forma de registrar o comprobar sus resultados más allá del testimonio de quien lo esté operando en ese momento, el empleo del GT200 y dispositivos similares es algo que conlleva varios riesgos. Pero antes de continuar, vamos a ver los conceptos de "verdadero positivo", "falso positivo", "verdadero negativo" y "falso negativo" aplicado a las búsquedas.

Supongamos que uno está buscando algo a lo que llamaremos "objetivo" en un lugar específico o "sitio de búsqueda". Entonces, si uno afirma (por la razón que sea, eso no importa en este momento) que el objetivo se encuentra o no en el sitio de búsqueda, se pueden tener los siguientes resultados:

  • Verdadero positivo: cuando se afirma que el objetivo se encuentra en el sitio de búsqueda y al revisar, se comprueba que está ahí.
  • Falso positivo: cuando se afirma que el objetivo se encuentra en el sitio de búsqueda y al revisar, se comprueba que no está ahí.
  • Verdadero negativo: cuando se afirma que el objetivo no se encuentra en el sitio de búsqueda y al revisar, se comprueba que no está ahí.
  • Falso negativo: cuando se afirma que el objetivo no se encuentra en el sitio de búsqueda y al revisar, se comprueba que está ahí.


Ahora sí, analicemos brevemente los riesgos del empleo del GT200.


a) Falsos negativos en detección de explosivos

El 9 de junio de este año hubo una amenaza de bomba en la escuela Teresa de Ávila en Ciudad Juárez, Chihuahua. Llegó el Ejército y usando el GT200 determinaron que en el edificio había, en efecto, explosivos. Se ordenó la evacuacion del todo el personal y se procedió a una búsqueda exahustiva, pero al cabo de un par de horas se convencieron de que no había ninguna bomba y que todo había sido una falsa alarma.

Como puede ver, éste es un caso de un falso positivo; supuestamente el GT200 "marcó positivo" la presencia de explosivos pero en realidad no había nada.

Por otra parte, a finales de abril se recibió una amenaza de bomba en el campus Martínez de la Torre de la Universidad del Golfo de México, en Veracruz. Se evacuó el plantel y el Ejército, empleando el GT200 determinó que no había explosivos en el área. Lo mismo ocurrió en agosto del 2008 cuando se desalojó un edificio de Pemex Exploración y Producción en Villahermosa debido a una amenaza de bomba y el personal de Seguridad Física de la paraestatal, usando el GT200 afirmó que no había tal.

De acuerdo a la información proporcionada por la prensa, podemos ver que estos son dos ejemplos de verdaderos negativos. El GT200 no "detectó" nada y dado que no hubo una explosión, podemos concluir que en efecto, nunca hubo una bomba en el área.

Hasta ahora no hay gran problema. No ha pasado del susto y de unas horas de descanso para el personal evacuado, pero, y aquí es donde está el peligro, ¿qué sucederá cuando ante una bomba real el GT200 "indique" que no hay tal (es decir, un falso negativo) y por ello se omita una evacuación y una búsqueda a fondo con métodos tradicionales (como perros) que permitiría encontrarla?

Exacto. Si se sigue usando este aparato para buscar explosivos, eventualmente van a morir personas, como de hecho ocurrió recientemente en Bangkok. Así de simple.


b) Falsos negativos en la búsqueda de drogas

Si las revisiones en los retenes se están basando en el uso de este aparato y por tanto la "detección" depende como ya vimos, del azar, el nerviosisimo de los sospechosos y otro tipo de señales sutiles que pudieran influir en el operario del GT200, me temo que la cantidad de droga que se les debe estar colando debe ser mucho mayor de lo que lo que se ha estado decomisando y publicitando tanto.

Supongamos que hay un cargamento ilícito en un vehículo, y si el chofer no sabe lo que transporta (se dan casos, cómo no) y por tanto no se muestra más nervioso que cualquiera ante una revisión por parte de personal militar, o sabiéndolo tiene la suficiente sangre fría como para permanecer impasible ante la inspección, las actitudes que pudieran influir en el operador del GT200 se reducen de modo tal que el efecto ideomotor ya no juega un papel preponderante y
entonces las probabilidades de que el operador mueva de manera inconsciente la mano y así el GT200 "marque positivo" no son mayores que si arrojara una moneda al aire, con la deventaja de que el GT200 es, me parece, algo más caro que nuestra moneda de mayor denominación...


c) Falsos positivos en busqueda de drogas

Es un hecho que se han dado casos de falsos postivos en la búsqueda de drogas. Uno de los primeros ocurrió en agosto de 2008, cuando en un retén militar se "detectó" que había droga en un cargamento de quesos y resultó que a final de cuentas no; otro caso más reciente se puede leer aquí, cuando se "detectó" droga en un contenedor y en contra de la opinión de los agentes aduanales se procedió a abrirlo sólo para encontrarse que no había tal.

Quizá pueda pensar que esto no pasa de un mal rato para los sopechosos, que una vez que se revisa adecuadamente la carga y se aclara la situación todo vuelve a la normalidad. Que lo peor que puede pasar es que se pierdan algunos cargamentos de artículos perecederos y nada más. Pero eso si se emplea el aparato de buena fe, porque si no...


d) Falsos positivos adrede: garantías individuales

Ya vimos que es sumamente sencillo manipular los resultados de este aparato, que con sólo girar casi imperceptiblemente la muñeca se puede generar un "resultado positivo" en donde y cuando se desee. Dicho de otra manera, el GT200 es la llave mágica que permitirá que los militares lleven a cabo cateos y allanamientos cuando se les antoje; no importa que al final de la revisión no se halle nada pues pretextos siempre habrá para justificar los falsos positivos (uno de los más comúnes es decir que el detector "se vuelve loco con las medicinas") y las revisiones que de otra manera serían si no ilegales, sí completamente injustificadas.

Y esta llave mágica también brinda a los militares el pretexto perfecto para hostigar a quienes consideren persona non grata por la razón que sea, como ya ha sucedido con Emilia González, activista en Ciudad Juárez, Chihuahua y fundadora de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos AC.

Además, no olvide usted que no estamos en Finlandia sino en México, donde la "siembra" de pruebas no nos es en absoluto ajena. Tal parece ser el caso del asesinato de Rubio Villegas en Guerrero en donde en un autobús que previamente había sido revisado sin encontrar nada, se determinó después con ayuda de un "aparato detector" que había drogas y al hacer una segunda revisión se "decubrieron" —a la vista, mire usted— varios paquetes que muy probablemente fueron colocados con la intención de justificar a posteriori sus acciones.


***

5. Entonces, si no funciona, ¿cómo es que la gente sigue creyendo que sí?

Si usted se da una vuelta por Internet, ya sea en sitios de periódicos, blogs o en foros, podrá darse cuenta de que hay [muy pocas] voces críticas ante las supuesta maravilla del GT200. Para responder a eso, le recomiendo mucho que lea el artículo Dowsing for Dollars: Fighting High-Tech Promises with Low-Tech Critical Thinking Skills de Robert Todd Carroll en el Skeptic's Dictionary, pues aunque está escrito para explicar el caso del LifeGuard "human presence detector" de DielectroKinetic Laboratories, prácticamente todo lo que dice se aplica a la perfeeción en el del GT200. Le pongo un par de párrafos, traducidos a la brava por su servidor:


1. Deseo de creer

Queremos creer los dichos hechos por los promotores de estos productos. Dejamos que el deseo de creer interfiera con la habilidad de pensar críticamente. Somos dados a confiar en aquellos con un interés económico en sus dichos y demasiado perezosos u orgullosos para buscar a los expertos adecuados para ayudarnos a evaluar los productos y sus pretenciones. Pero el deseo de creer es sólo una parte de la historia.


2. Ignorancia científica.

La charlatanería de tales productos está envuelta en la jerigonza científica. [...]

Dicha jerigonza suena bien a quienes no saben de física y carecen de competencia científica. [...]

El comprador o inversionista potencial que no es competente para evaluar tales dichos debería buscar expertos que lo fueran. Sin embargo, uno debe tener cuidado al elegir tales expertos.


3. Usando a lo expertos equivocados.

Los agentes de ventas o inversionistas que buscan a los científicos de la compañía vendedora, o no científicos que ofrecen la mercancía, son más propensos a ser engañado para comprar e invertir en aparatos inútiles que aquellas personas que buscan la opinión de fuentes científicas independientes. Cualquiera con un interés económico en vender el producto debe ser visto escepticamente. Uno tiene que balancear mantener una mente abierta con una sana dosis de escepticismo ante nuevas tecnologías "asombrosas".


4. Auto-engaño y pensamiento selectivo

Numeroso estudios han demostrado que la gente generalmente da un valor excesivo a la información confirmatoria, esto es, datos que son positivos o que afirman una posición. Nos engañamos fácilmente cuando queremos que algo sea cierto. Si hemos invertido una buena cantidad de tiempo, dinero, etc., en un proyecto o actividad, no queremos fallar. Nos aferramos a cualquier trozo de información que parezca que apoya nuestros esfuerzos. No buscamos información contraria y vigorosamente atacamos a quienes nos dan tal información. Fácilmente nos engañamos a nosotros mismos y a otros al pensar que tenemos un producto que funciona, pero hasta que ponemos a prueba nuestras ideas por medio de estudios rigurosamente controlados, no podemos estar seguros de que no nos engañamos. Estos hechos psicológicos sobre el auto-engaño aplican tanto a quienes desarrollan tales dispositivos [...] como a aquellos que invierten en la compañía o compran alguno de sus productos.


5. Confiar en testimonios en lugar de estudios científicos

Los testimonios y las anécdotas son generalmente poco fiables para evaluar nuevas tecnologías. Se necesitan estudios de doble ciego o grupos de control para descartar el auto-engaño y otros obstáculos psicológicos y lógicos al pensamiento crítico. [...]


6. Manipulación de los medios masivos de comunicación

Confiar en testimonios en lugar de pruebas científicas deben ser señales de alerta para los periodistas que escriben artículos sobre nuevas tecnologías. Un entendimiento mínimo de la manera correcta de probar hipótesis causales debe ser un requerimiento de los periodistas que revisan productos tecnológicos "asombrosos" y de los agentes compradores que pudieran gastar el dinero de alguien más en un producto potencialmente inútil. Los medios masivos de comunicación a menudo le dan credibilidad a tales productos al hacer promocionales disfrazados de periodismo de investigación. Aquellos que venden aparatos de cuestionable alta-tecnología gastan más dinero en mercadotecnia que en investigación científica. Una buena parte del mercadeo involucra sacar la historia manipulando a los medios masivos de comunicación. [...]


7. Confiar en abogados en lugar de la evidencia y argumentos científicos

Un científico debe responder a la crítica legítima de sus dichos científicos refutando las críticas con evidencia y argumentos científicos. Cuando una compañía responde a una prueba científica de su producto demandando o amenazando con demandar a los investigadores científicos por hacer declaraciones difamantes, es probable que la compañía está más interesada en vender su producto que en decir la verdad. [...]


¿Verdad que queda a la perfección en el caso que nos ocupa?


***

6. Para terminar

Si bien nuestras autoridades no pueden presumir de haber sido los primeros en ser engañados con estos juguetes pues hasta en los Estados Unidos y algunos otros países en lo que uno podría pensar que al analfabetismo científico no es tan pronunciado, diversas agencias de seguridad han sido víctimas en diferentes momentos y en mayor o menor medida de este tipo de estafas (llámese Sniffex Plus, Alpha 6, ADE 650, GT200, etc.), no deja de ser preocupante confirmar una vez más el absoluto analfabetismo científico de los encargados de la seguridad de este país.

También me resulta por demás curioso que ni la Semar ni la Sedena hayan respondido a la pregunta de quiénes fueron los que autorizaron las compras de estos aparatos. La primera escudándose en un absurdo pretexto de seguridad y la segunda de plano afirmando que no tiene información al respecto. Como dije en su momento, un gigantesco hoyo negro, que cuando menos se presta a especulaciones sobre todo si se toma en cuenta que buena parte del mercado internacional del GT200 lo conforman fuerzas armadas y de seguridad en países del tercer mundo que no se caracterizan precisamente por ser de lo más transparentes. Con un precio de venta que oscila entre los 27,000 y 48,000 dólares americanos por unidad y un costo estimado de producción, así a ojo de buen cubero y siendo muy laxo, de no más de 500 dólares (vamos, revise la descripción del equipo y haga su propio cáculo si quiere), las ganancias netas deben ser estratosféricas, incluso descontando una potencial comisión que se llevarían quienes autorizaran la compra.

Por otra parte, personalmente estoy muy decepcionado de que hasta el día de hoy ningún periodista en ningún medio de comunicación profesional de México se haya preguntado qué es en realidad el tal detector molecular GT200. Es triste ver que las únicas notas en que se ha hablado un poco del aparato se han limitado únicamente, como ya vimos, a repetir la propaganda que sin duda les han proporcionado las autoridades militares. Aunque siendo sinceros, de ciertos medios no me sorprende en lo absoluto; pero de otros, que uno pensaría que son más inquisitivos, aunque llegan a mencionar y quizá sospechar que algo no está bien, no han ido allá de eso. esto puede deberse al ya mencionado analfabetismo científico, gracias al cual a pesar de lo absurdo que suena la explicación del supuesto funcionamiento de este aparato, nadie ha fruncido el entrecejo y decidido investigar más al respecto. O quizá se debe a que los periodistas, humanos ellos al fin y al cabo, han sido víctimas del principio de autoridad que bien podría resumirse con la frase: "si lo usa el Ejército, es que funciona".

Lo peor, al menos desde mi punto de vista, no es sólo que la prensa no haya sido hasta ahora capaz de detectar un fraude como éste, sino que aparentemente no ha habido el más mínimo interés al respecto. Me explico; este humilde bloguero ha enviado algunos mensajes por correo electrónico a periódicos, divulgadores científicos y periodistas y hasta ahora, no sólo no he recibido una sola respuesta sino que ninguno de los destinatarios ha tratado el tema en sus espacios. Ni de relleno, pues. Y por cierto, debo decir que no he sido el único en tratar de advertirles de esta estafa.

Otra cosa ha sido la respuesta de la comunidad bloguera. Quizá no tumultuosa pero eso sí, de calidad. Al momento de escribir esta entrada se ha mencionado este asunto en La Corte de los Milagros de Martín Pereyra (edición número 13 del Circo del Absurdo, para más señas); en El retorno de los charlatanes, de Mauricio-José Schwarz y en uno de los blogs dedicados expresamente a exponer estos fraudes: Questions about Sniffex, ADE651, GT200 and others explosive detectors, este último de lectura obligada si es que quiere mantenerse al día sobre las noticias de estos aparatos en el mundo.

A.T.
___
P.D. 5 de diciembre de 2009.

a) TruthSeeker, miembro del foro SobreNatural.net, hizo hace unos meses algunas aclaraciones sobre la explicación de Alfonso de Terán sobre el supuesto principio con el que funciona este aparato. Aunque tarde, me permito copiar aquí sus comentarios:


Unos comentarios sobre la nueva entrada del blog. Tiene algunos errores que creo que es necesario aclarar. Este tema de los tipos de magnetismo lo he estudiado con alguna profundidad (incluso las teorías que explican los diversos tipos de magnetismo) y por eso me atrevo a publicar algunos comentarios.

Pero eso es imposible que ocurra con el magnetismo. Como he dicho, no existen las cargas magnéticas. El magnetismo es producido por cargas eléctricas en movimiento. El magnetismo natural de determinados materiales (un imán, por ejemplo), se debe a que el movimiento de los electrones de sus átomos esta en cierta forma "alineado". Cada átomo es un nucleo formado por un nucleo de carga eléctrica positiva (debido a los protones), y los electrones con carga negativa moviéndose a su alrededor. Este movimiento crea un pequeño campo magnético, llamado momento magnético.

Aquí se está asumiendo que el magnetismo es debido únicamente al movimiento de los electrones alrededor del núcleo. Esto es incorrecto. Está ignorando la contribución del campo magnético debido al spin de los electrones. Otro error, decir que el momento magnético es un campo magnético. Momento magnético y campo magnético son dos conceptos distintos desde el punto de vista físico.

Se menciona también que el aparato se basa en el dia/paramagnetismo. Pues bien, el diamagnetismo y el paramagnetismo son propiedades de sólo algunos materiales. Básicamente, estos materiales, en presencia de un campo magnético, los momentos magnéticos de sus átomos se alinean, creando un nuevo campo magnético.

Lo que subrayé es únicamente válido para los materiales paramagneticos, y no aplica a los materiales diamagneticos.

Esta alineación es distinta en los dos tipos de materiales, de forma que un material paramagnético es atraido por un iman, y uno diamagnético es repelido por él. Al alejarse del campo magnético externo, los momentos magnéticos se vuelven a "desalinear", perdiendo su magnetismo.

La explicación para el origen del diamagnetismo y el paramagnetismo es distinta. Voy a explicar mas en detalle esto.

-Los materiales paramagneticos tienen momentos magnéticos permanentes, pero orientados de forma aleatoria en ausencia de un campo aplicado, de modo que la suma vectorial de todas las contribuciones en una porción de material es cero y la magnetización es cero. Al aplicar un campo, los momentos magnéticos tienden a alinearse con el campo, lo que crea una magnetización generalmente muy pequeña. Al retirar el campo los momentos vuelven a desalinearse y el material vuelve a perder la magnetización.

-Los materiales diamagneticos no tienen momentos magnéticos permanentes. En ausencia de campo aplicado, el momento magnético de sus átomos es cero. Al aplicar un campo, se crea momentos magnéticos en sus átomos (opuestos al campo aplicado) y el material adquiere una magnetización también muy débil. Al retirar el campo vuelven a perder los átomos sus momentos magnéticos y la magnetización del material vuelve a ser cero.

No es que los momentos magnéticos en el paramagnetismo y en el diamagnetismo se orienten de distinta forma.

Como ves, un campo magnético únicamente puede afectar a materiales paramagnéticos y diamagnéticos. No afectaría para nada a otros materiales (la mayoría).

Un campo magnético puede afectar a cualquier tipo de material. Todos los materiales tienen propiedades magnéticas (en ciertos materiales son mas evidentes que en otros). De hecho a quienes mas afecta son a los materiales ferromagneticos y solo en menor medida a los paramagneticos o diamagneticos.

Por supuesto, podemos darle el derecho de replica al autor del blog mala ciencia (si así lo desea). Tengo también literatura sobre el tema para resolver cualquier cuestión.

Consultado Alfonso, admite en que TruthSeeker tiene toda la razón y que él se ha confundido en un par de cosas. Aclarada la situación, creo que más allá de los detalles finos —que no por finos dejan de ser importantes— en la refutación del supuesto principio teórico con el cual funciona el GT200, lo principal es que se coincide en que no tiene una base científica real.

b) Compárese lo anterior con esto, por ejemplo.

10 comentarios:

Eugenio Manuel dijo...

Gran artículo. El principio es el mismo que la radioestesia ¿Por qué no cuelgas tu vídeo en youtube? Me gustaría enlazarlo.

Saludetes.

Alf dijo...

No puedo más que quitarme el sombrero ante la labor de investigación y documentación que has tenido que realizar, y en el trabajo de redactar un texto tan amplio y explicativo.

Extraordinario.

Algún periodista profesional podría aprender lo que es investigación.

Dontriana dijo...

Excelente investigacion para desentrañar el fraude que la sedena y anexas están llevando a cabo para justificar la intromisión a la vida privada y hacer creer que están realizando investigaciones serias contra el narco. Con esto queda en entredicho la obtencion de ordenes de cateo basadas en el artilugio que presentan los verde olivo cuando toman por asalto colonias enteras en juarez.

Anónimo dijo...

EXELENTE TRABAJO!!!!!!!!!! FELICIDADES POR EL PROFECIONALISMO Y LA DEDICACION A ESTA INVESTIGACION Y GRACIAS POR LA LUCIDES QUE BRINDAN

Anónimo dijo...

MUCHISIMAS FELICIDADES POR ESTA INVESTIGACION. Y ESTO DEJAR VER LA INEFICIENCIA DEL SISTEMA QUE TENEMOS SUPUESTAMENTE DE DEFENSA. me llamo mucho la atencion, pues la semana pasada llego algos miembros del ejercito a mi casa buscando armas... yo los deje pasar pero ellos en todo momento, metian precion psicologica para que les dijera donde estaban las amrmas a lo cual pues es estupido,que si yo no tengo le diga que si.. lo unico que hice fue el dejarlos que buscaran en toda mi casa, porque decias que su aparato " DE ULTIMA TECNOLOGIA NO FALLABA NUNCA" al final de cuentas no obviamente no encontraron nada, y se marcharon, pero si es algo que te deja pensando muchisimo..
att luis antonio cortes
y nuevamente mil gracias por tu investigacion me aclaro muchas dudas que tenia respecto a este tema

Keith Coors dijo...

Muy buen artículo.

Hace poco pasó un grupo de militares por la que era mis casa en Jiutepec (ahora vivo en Cancún), cuando estaban buscando a la Barbie (unos meses después de que masacraron a Betrán Leyva). Pasaron con su "antenita" y les pregunté que cómo funcionaba ese chunche. Su respuesta fue que detectaba droga y que funcionaba "con la energía humana".

Ah chingá, pensé, pues ahora sí que me salieron muy humanos estos changos. Pero pensé que en efecto ese aparatito era más para espantar incautos (dudo mucho que los narcotraficantes sepan suficiente de física o electromagnetismo como para dudar seriamente del pinche aparatito).

Lo interesante fue que cuando me dieron la explicación, apuntaron su antenita hacia mi casa y hacia mí y me espetaron las preguntas de rigor ¿tiene usted drogas o armas en su casa? Y... en efecto... observaron detenidamente mi reacción. Como más bien estaba yo de un talante jocoso su pinche antenita les sirvió para dos cosas.

Saludos y felicidades por tan bien investigado post.

KC

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, pero me poneis los dientes largos jajaj un saludo para todos

serpiente1984 dijo...

Que vergüenza vivir en un pais tan atrazado que nos tenemos que cuidar de un Ejercito Mexicano plagado de changos ANALFABETAS que con una antenita amenazan a quienes debian de proteger, Simios Ignorantes vestidos de Uniforme y con armas en sus manos son "nuestros" militares y lo mas risible es que la mayoría de los Mexicanos por alguna muy extraña razón los ponen en un altisimo pedestal, tal vez aún mas alto que a sus estatuillas de santitos a quienes no dudan en hablarles con ternura, Todos dicen "en nuestros tiempos" pero NO HEMOS AVANZADO NI UN AÑO DESPUES DE LOS AZTECAS, (Miedo, Ignorancia e Idolatría) que cosas....

SEO dijo...

GT200 Detector molecular de alta tecnologia

Chip dijo...

Mejor, imposible!
Es cuando compruebo que en nuestras instituciones sòlo hay compadrazgos, pues esto comprueba que gente inteligente y preparada no està en esas instituciones.
Excelente artìculo... lo comparto.