Páginas

domingo, 21 de marzo de 2010

La prensa mexicana defendiendo al GT200

Aunque tuve un eh, motivo íntimo para alegrarme de que la prensa mexicana no ignorara del todo el artículo que Marc Lacey publicó en The New York Times, la verdad es que conforme íbamos leyendo las notas en cuestón pronto se disipó el sentimiento . Confirmamos —una vez más— lo que temíamos: La prensa mexicana, en cuanto al fraude del GT200, es un asco. Con decirle que de plano tuvimos que crear, en nuestra entrada dedicada al manejo que ha tenido en este tema, una sección de Prensa pseudo-crítica...

Algunos de estos últimos artículos han sido, en general, tan decepcionantes que no podemos evitar dedicarles una entrada para compartir con usted lo que consideramos algunas de las mejores frases de estos bravos periodistas. De paso, aprovechamos para aclararles algunos detalles pues es obvio, visto sus escritos, su incapacidad de hacer una investigación elemental , tan elemental como poner "gt200" en Google para llegar a éste su humilde blog perdido en el ciberespacio y desde aquí, acceder a bastante información crítica.

Pero eso, parece, es pedir demasido a nuestros periodistas.

Comencemos, pues. De la nota El fiasco del GT200, de Alberto Aguirre M. (El Economista, 17 de marzo de 2010) aclaremos los siguiente:


1
"Los dispositivos moleculares GT200 pueden detectar rastros de sustancias ilegales a una distancia de 500 metros -no sirven para su principal propósito: la detección de explosivos."
No. El GT200 —y para el caso, cualquiera de sus familiares— no tiene capacidad de detectar nada, ni explosivos ni rastros de sustancias ilegales. Lo único que se descubre con estos dispositivos es la credulidad, la ignorancia, la corrupción y por lo que hemos visto, también la falta de oficio periodístico.


2
"Hace un mes, reportes de CNN Internacional dieron cuenta de la molestia de las autoridades tailandesas contra Global Technical LTD, después de que se hicieran dos pruebas y se comprobara que las pistolas magnéticas eran un fiasco, pues sólo detectaban explosivos una de cada cinco veces que eran utilizadas."
A ver, no. El GT200 no detecta nada. Los "aciertos" que tuvieron en las pruebas de doble ciego que se hicieron en Tailandia en febrero pasado no tuvieron nada que ver con una capacidad mermada o defectuosa de detección de aparato. Si las pruebas se hubieran hecho con el AT200, por ejemplo, el resultado habría sido muy semejante. Y créame que el AT200 no tiene una gran capacidad de detección que digamos.

Es más, si las pruebas se hubieran hecho, en lugar de con esta aparato de ultraaltatecnología, lanzando una moneda al aire, le puedo asegurar que el resultado habría sido mucho mejor: Cercano al 50%. Y eso, también se lo puedo asegurar, no significaría de ninguna manera que la moneda hubiera detectado nada.


3
"Los fabricantes, después de conocer las denuncias del gobierno tailandés, solicitaron cautela y defendieron la efectividad de la GT200, demostrada en pruebas similares, realizadas previamente por organismos independientes."
¡Claro que los estafadores de Global Technical van a tratar de minimizar los resultados de las pruebas en Tailandia! Eso es obvio... Ahora dígame, ¿revisó el sitio web de la compañía? ¿Pudo acceder a esos supuestas reportes de las pruebas realizadas por organismos independientes?

No, ¿verdad?

Y ya ni hablemos de ver si el protocolo de esas "pruebas" era el adecuado.


4
Pero la duda quedó sembrada, ¿habrá sido timada la Sedena?
Esta última frase es la que viene a darle al traste a toda la nota. ¡Claro que fue timada la Sedena! Y cualquiera, habiéndose tomado unos minutos para investigar en Google podría confirmalo más allá de cualquier duda.


Seguimos con la nota GB alerta sobre sensor molecular, de Doris Gómora (El Universal, 17 de marzo de 2010). Ahí nos encontramos con esto:


1
"El gobierno de Gran Bretaña alertó al gobierno de México y al Ejército mexicano sobre las fallas que tiene el GT200 al presuntamente no detectar explosivos y con ello poner en riesgo la vida de los usuarios.

En el caso de México, este equipo es utilizado para la detección de drogas y armas."
No sé a quién corresponda la declaración de que en México no se usa para buscar explosivos, si a la Sedena, a Segtec o a Doris, pero el hecho es que es una mentira. En México sí se están buscando bombas con este aparato. Para no ir más lejos, en El Universal publicaron en la primera plana de su edición del 29 de septiembre de 2008 la siguiente fotografía:



Por si no alcanza a leer el pie de foto, déjeme decirle que se trata de un militar buscando una bomba en las instalaciones de Congreso del Estado de Michoacán. Y no son los únicos que han estado arriesgando vidas —las suyas y las de los ciudadanos que confían en ellos— buscando explosivos con aparato inútil, como puede ver en esta entrada en donde policías estatales de Chiapas hacen lo propio.


2
"Una explicación de un soldado sobre el funcionamiento del aparato, subido a Youtube por el usuario ronyboyzeta2008: [Video]"
Bien, veo que aquí se puso el video del que ya hemos hablado —o más bien, no-hablado porque recuerde usted que nos dejo sin palabras tanta tontería— en otra entrada.

Lástima que su curiosidad profesional de quien lo incrustó en la nota no lo llevara a ver los que están en la barra lateral. Y hasta arriba, sin necesidad siquiera de buscarle, pues. Quizá si hubiera pinchado ése que nos permitimos señalar con las flechas, otro gallo nos cantara:




3
"El Ejército informó que hasta ahora se han obtenido buenos resultados con el uso del GT200 y que la empresa británica les puso una serie de condiciones para su uso, uno de ellos fue que el personal que lo utilice cuente con capacitación especializada."
Claro, si para ellos es una varita mágica para justificar allanamientos y quizá hasta para incriminar falsamente. Además, difícilmente los militares van a aceptar que son tan humanos y propensos a ser engañados como el resto de los mortales. Primero se montan una campaña para tratar de demostrar que el aparato es una chingonería antes de admitir que los estafaron.

Lo malo es que con ese orgullo mal entendido lo único que demuestran es que, no sólo no tienen vergüenza, sino que no saben lo que verdaderamente significa el honor.


4
"Por su parte, la empresa Segtec —distribuidora de los GT200 en México— informó que no ha recibido quejas de sus clientes, todos del gobierno, sobre alguna falla de los 600 equipos que actualmente operan en el país."
Como dije arriba, ¿por qué será que esto no me sorprende?


5
"Andrés Tonini, bloguero autor de "El viaje de Lonjho", publicó una entrada hace ya casi un año sobre los escándalos surgidos a partir del uso del GT200."
Sí, es cierto que publiqué una entrada sobre el tema hace un año, pero como saben los sospechosos habituales, no ha sido la única como puede comprobar en nuestro especial al que por cierto, se puede acceder desde cada una de las entradas que hemos escrito sobre esto y también desde la imagen que está en la barra lateral de este blog. Que no se mencione nada sobre el resto de las entradas sólo demuestra que no se hizo una investigación ni siquiera superficial o, poniéndnos paranoicos, que tiene órdenes de no ahondar en el tema.

Ahora, antes de que diga que qué mala onda me estoy viendo por criticar esta nota si es de las pocas que se animaron a mencionar a su servidor, permítame mostrarle la siguiente foto de la edición impresa:



Si se toma la molestia de comparar las dos versiones, podrá ver que en la versión impresa no se publicó este pequeño párrafo, negando así a sus lectores la oportunidad de ir directamente, si tenían la curiosidad de hacerlo, a una fuente con información crítica. Más allá de eso, que a final de cuentas es un detalle sin importancia, quiero resaltar la infografía que acompaña a la nota impresa. Nótese que no tiene ni un solo comentario que ponga en duda las afirmaciones de los fabricantes. Terrible.


6
"El 5 de febrero, el gobierno de Gran Bretaña instruyó a su servicio diplomático para que informará a los países alrededor del mundo sobre su preocupación en torno al uso del GT200 sobre los usuarios, pero las empresas Segtec y Global Technical rechazaron las acusaciones dado que aseguran que el aparato no emite radiación peligrosa alguna."
¡Pero qué tontería!

Claro que no emite ningún tipo de radiación peligrosa o no, y para el caso, tampoco recibe señales de ningún tipo, por favor. ¿Cómo va a emitir-recibir cualquier cosa una caja de plástico hueca con una antena en un pivote? El punto no es y nunca ha sido ése y ellos lo saben muy bien. El riesgo al que se expone a la gente al usar este aparato al buscar explosivos, como ya lo hemos dicho hasta el cansancio, es que como no tiene ninguna capacidad real de detectar nada y aunque a la fecha el uso del aparato en estos escenarios en México ha coincidido sólo con falsas alarmas, eventualmente habrá una bomba de verdad, la van a pasar por alto y va a salir gente lastimada.

Por no hablar de la violación a la garantías individuales, que es otro tema nada desdeñable.


7
"En este sentido su distribuidora en México, SegTex precisó que todas las adquisiciones se realizan después de que sus clientes hacen pruebas, la empresa proporciona entrenamiento."
Habría que aclarar a qué pruebas se refieren, pues lo que hemos averiguado a través de Infomex contradice esto. La única dependencia que reportó haber hecho algún tipo de pruebas con este juguete fue Pemex Exploración y Producción y en su respuesta no indicaron el protocolo de las mismas, a pesar de que como sabe, es una de las preguntas que hemos estado haciendo (le debo la entrada con esos datos, pero si le urge, puede buscarla en el portal citado).


8
La empresa refirió que el equipo GT200 requiere cambios de tarjetas para poder detectar cada elemento a buscar ya que la composición de cada droga es diferente a la de las armas.
Oh sí, esas famosas tarjetas que fueron examinadas en Inglaterra y en Tailandia, demostrándose que no hay una sola posibilidad de que se almacene ningún tipo de información en ellas pues sólo son pedazos de plástico y papel.


9
"Un video de un soldado mexicano usando el sensor molecular: [Video]

Reportaje de la BBC sobre las denuncias del gobierno de Tailando sobre la ineficiencia del aparato (en inglés): [Video]"

Insisto, lástima que la curiosidad profesional de la reportera —o la persona que insertó los videos en la edición de Internet— no haya sido tanta como para notar los que, de nuevo, señalamos con unas discretas flechas. A ver si así:




Por si se lo pregunta, los videos en cuestión son el que hicimos para tratar de explicar cómo funcionan realmente estos aparatos y el del programa de Jomquan Laopet en la televisión tailandesa preguntando qué tiene el aparato en su interior y averiguando que está hueco.


Continuemos ahora con la nota Advierten a Sedena de detectores "patito" publicada por la Agencia Reforma. Empecemos:


1
"El artículo [del NYT] no precisa las fallas que podría presentar el dispositivo."
Esta frase viene, para fines prácticos, a tirar a la basura el texto de l NYT, sobre todo si la persona que lee esta nota no tiene mayor curiosidad para investigar por su cuenta y se queda sólo con esto.

¡Claro que no se precisan las fallas que podría presentar el dispositivo! Cualquiera con una neurona funcional después de leer el artículo original —aun sin necesidad de investigar más a fondo— podría darse cuenta que el dispositivo no puede fallar, no porque sea maravilloso, sino porque para que algo falle, primero debe funcionar y este aparato no funciona como lo indican sus fabricantes. ¡Vamos, que preguntar qué fallas puede tener el GT200 es, a la luz de las evidencias presentadas, tan absurdo como preguntar qué fallas presentan las "alfombras voladoras" que no vuelan!


2
"'Contamos en los puestos de control militar, por ejemplo, con un cuestionario inteligente donde se puede notar el nerviosismo del automovilista y detectar que algo anda mal. También somos apoyados por los perros entrenados. El GT-200 es una herramienta más, no es todo lo que usamos', dijo un mando militar consultado."
Supongamos, pues, que el GT200 es sólo "una herramienta más". Entonces, me temo que habrá que reentrenar a los soldados que los operan pues, como se puede ver aquí, lo que menos hacen es preguntar —qué digo preguntar, ni siquiera ven— a los automovilistas, pero eso sí, andan muy concentrados en el giro de su antenita.

Ahora, por más que afirmen lo contrario, esa "herramienta" no sirve, o mejor dicho, no sirve como afirma el fabricante. Ya lo dijimos, pero lo repetimos: El GT200 no tiene ninguna capacidad para detectar nada y sus supuestos aciertos en ese sentido son una mera ilusión, un autoengaño provocado por el efecto ideomotor.

Para lo que es en realidad es este aparatejo, bien pudieron haberse hecho de unas varitas de zahorí más tradicionales. Quizá no tan apantalla-pendejos como el GT200, pero eso sí, igualmente efectivas y mucho, muchísimo más económicas. Quizá algo como esto, mire:


(Imagen: Divercon)



3

"El equipo, de acuerdo con la Sedena, fue desarrollado en Inglaterra por la empresa Global Technical LTD para detectar drogas, explosivos, armas, cartuchos, cadáveres y sustancias ingeridas por seres humanos u ocultas en el interior de los cuerpos.

'Funciona a través de resonancia molecular de las sustancias, usa energía del cuerpo humano, no requiere de baterías, se puede operar a pie en vehículos, aeronaves y embarcaciones dando la flexibilidad de ser empleado como herramienta de búsqueda para revisar todos los vehículos en puestos de control militar, cruces fronterizos, puertos y aduanas', apunta en un informe la Sedena.

El mando militar consultado indicó que para utilizarlo, los soldados requieren de una capacitación, pues para garantizar su efectividad, el personal castrense debe estar relajado.

Añadió que los aparatos pueden localizar un objeto específico en tierra a 500 metros de distancia, por aire de 3 a 500 metros, por agua a 350 metros y en profundidad de tierra a 20 metros.

'Su diseño le permite ser utilizado como una primer herramienta de búsqueda y rescate e inspección de personas, equipaje, inmuebles y contenedores abarcando un rango de 300 metros cúbicos. Con su funcionamiento no se ve afectado ningún equipo de comunicación', destacó."
Sí, comprendo que el papel de un periodista es darle voz a todas las partes, pero en este caso sólo veo una: La del fabricante-distribuidor (interesado en que no se sepa la estafa por razones obvias) y la Sedena (en el mejor de los casos, igualmente interesada en que no se sepa que los timaron y en peor, importándoles un comino). No veo por ningún lado que se mencione a nadie que refute esta sarta de tonterías pseudocientíficas. En serio, anónimo periodista redactor de la Agencia Reforma, ¿nada de toda esta colección de estupideces te llamó la atención lo suficiente como para consultar con algún especialista para ver si tenían algún sentido? No sé... Quizá buscar a alguien que sepa de física para preguntarle.

Pero bueno, eso es lo que haría su servidor, un bloguero más del montón. Es de suponerse que los periodistas profesionales tienen otros métodos de trabajo.


Terminamos con la nota de Andrés Becerril publicada en Excélsior el 17 de marzo: Defienden la eficacia de la ouija del diablo.

Veamos.

1
"Debido a la polémica por la supuesta ineficacia de un dispositivo para detectar drogas y explosivos que se usa en México..."
Esto, insisto, es tan absurdo como si, habiendo leído que la Fuerza Aérea mexicana compró alfombras voladoras para complementar su flota de aeronaves, hubiera escrito "Debido a la polémica por la supuesta ineficacia de unos dispositivos para remontar el vuelo".

No señor mío, no hay ninguna polémica. Esos aparatos simplemente NO funcionan como dice el fabricante, su capacidad real para detectar cualquier cosa es nula y así se ha demostrado específicamente con el detector molecular GT200 de Global Technical en Tailandia. A raíz de este fiasco, el gobierno pidió que se examinaran y al radiografiarlos y posteriormente abrirlos, se pudo comprobar que no tienen un sólo componente electrónico ni nada que les permita ser considerados como aparatos de alta tecnología; son dos piezas de plástico huecas con una antena en un pivote. Su funcionamiento real es ni más ni menos que el de las varitas de zahorí: El efecto ideomotor.


2
"...Segtec, comercializadora de la pistola molecular GT 200, aseguró que ésta no presenta ninguna falla; que seguirán importando el instrumento conocido como la ouija del diablo desde el Reino Unido; que no tienen ninguna queja de su funcionamiento y que, en todo caso, se trata de una confusión con otro dispositivo, el ADE 651."
Como vimos arriba con los fabricantes, aquí los distribuidores del GT200 en México también niegan la posibilidad de que el aparato no funcione. Este párrafo me encanta, pues disipa cualquier duda que se pudiera tener sobre la ética de Segtec S.A de .C.V. Hasta este momento les concedía el beneficio de la duda pensando que quizá también habían sido engañados por Global Technical, pero tratar de justificarse diciendo —y sabiendo que no es cierto— que se están confundiendo los dos aparatos, confirma que la gente de Segtec es tan estafadora como los ingleses.


3
"Su versión [de Segtec] es que el ADE 651 falló en Irak, pues no pudo reconocer unas bombas, y que por esa causa murieron muchas personas."
Eso es cierto, sin duda. Lo curioso es que olvidaron decir que lo mismo pasó en Tailandia y no con el ADE651, sino con el GT200.

¿Por qué sería?


4
"Desde hace 14 años existe la pistola GT 200; se puede utilizar con 21 diferentes tarjetas para identificar pólvora, cocaína, metales e incluso una que detecta si una persona utilizó alguna droga..."
Sí, otra vez las famosas tarjetas que, al igual que el propio GT200, no tienen un solo componente electrónico y cuya capacidad para guardar cualquier tipo de información —como no sean las leyendas impresas— es, al igual que la del aparato, nula.


5
"'En 2004 empezamos a promover en México la GT 200; pero para su venta se llevaron un sinfín de pruebas en diferentes regiones del país. Para poder vender el primer equipo pasaron dos años. A partir de ahí se han empezado a adquirir diferentes montos del equipo', indicó el ejecutivo de Segtec."
¿Pruebas en diferentes regiones del país? ¿Para probar qué, exactamente? ¿La credulidad, la estupidez, la ignorancia y la corruptibilidad de los que autorizaron las compras?

¡De lengua me como un taco!


6
"Otra de las personas que ofrecen la versión de la empresa, una señora, aseguró que en México no se ha hecho una venta sin que se hayan realizado las pruebas correspondientes."
No sé por qué pero se me hace que dichas pruebas, si es que verdad hubo tales, no consistieron en las que se deben hacer para este tipo de cachivaches: De doble ciego. ¿Quizá porque saben a la perfección que su aparato no puede localizar nada a menos que alguno de los presentes en la prueba sepa en dónde está la sustancia blanco?

Para terminar, quiero que vea la presentación gráfica de la versión impresa (disponible como PDF). Ponga atención en los detalles marcados con las flechas:



Como en la nota de El Universal, ni un solo comentario que ponga en duda las afirmaciones de los fabricantes/distribuidores y la Sedena. Penoso.


Y aquí le paramos. Me perdonará si por momentos soné un poco exaltado, pero es que la verdad, enoja leer estas cosas. Y más sabiendo que uno de los periodistas mencionados sabe perfectamente que este aparatejo es un fraude pues el día anterior se había puesto en contacto con su servidor, ofreciéndose a escribir algo sobre "este fiasco", de modo que con gusto le pasé el enlace a nuestro especial y le recomendé que revisará alguna información, como por ejemplo la foto de Jomquan Laopet en donde se puede ver el interior del aparato. Es decir, me consta que esta persona conocía o por lo menos, tenía forma de acceder a la información crítica sin mayores problemas.

Pero no, ni así.

A.T.

1 comentario:

Kikka Roja dijo...

ESTÁ BUENÍSIMO ¡¡ JAJAJAA la uija del diablo. MUY BUEN REPORTAJE.

(La prensa mexicana es una de las peores del mundo, nada clara, nada limpia y muy rebuscada. Por eso la gente no lee.)

SALUDOS.