Páginas

miércoles, 26 de octubre de 2011

Descubierto el origen de la tecnología de los detectores moleculares

Nuestro hombre en la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Diputados nos ha enviado una de las pruebas que el Secreterio de la Defensa Nacional, el Gral. Guillermo Galván Galván utilizó para convencer a los ilustres miembros de la citada comisión que el GT200 y otros detectores moleculares, contrario a lo que los latosos escépticos -que dicen que no son sino varitas de zahorí-y los no menos latosos miembros de la comunidad científica internacional —que sostienen que dichos aparatos son un vil fraude pues sus principios teóricos de funcionamiento no tienen ningún significado de acuerdo a la ciencia de este mundo—, son, en efecto, aparatos de alta tecnología.

El que los pobres científicos del mundo no acierten a comprender la ciencia detrás de su funcionamiento tiene una explicación muy sencilla: ésta es demasiado avanzada como para que la ciencia humana pueda comprenderla. Así es, de acuerdo a los documentos proporcionados por nuestro hombre en la Comisión de Seguridad Nacional, se trata de una tecnología que no es, literalmente, de este mundo.

Y aquí está la prueba definitiva:





De acuerdo a los documentos clasificados de la CIA ahora en nuestro poder, se trata de uno de los alienígenas que se estrellaron en Roswell, Nuevo México, utilizando un detector molecular para buscar una refaccionaria para poder arreglar su nave espacial. Lamentablemente lo que se encontró fue con el US Army, quien se mostró muy interesado en su tecnología.

En la siguiente fotografía se puede ver al Sargento Quattlebaum, en negociaciones —al estilo norteamericano— para obtener parte de esa tecnología.




El documento señala que ésta fue la última vez que el detector alienígena fue visto, y menciona que, curiosamente el Sgto. Quattlebaum era el padre de Wade L. Quattlebaum —quien a la postre se haría famoso por "inventar" el Quadro Tracker, del que se derivaron el Alpha 6, el ADE651 y por supuesto el GT200—, así que hay "sospechas fundadas" de que se trata de un caso de ingeniería inversa, pero que por cuestiones de seguridad nacional no han podido proceder legalmente contra ellos pues significaría admitir la presencia de vida extraterrestre en nuestro planeta.

Ahora comprendo a qué se refería el Gral. Guillermo Galván Galván, cuando, de acuerdo a Rogelio Cerda Pérez, presidente de la comisión ya menconada, dijo del GT200 que "su eficacia es universalmente reconocida".

A.T.

1 comentario:

Juan Antonio Navarro Pérez dijo...

Espero que esto haya sido una broma, no? Por cierto.. el video de escépticos en tu "sidebar", aunque muy bueno, tiene autoplay y empieza a hacer ruido cuando uno no sabe ni qué carambas está pasando. Ojalá se lo puedas quitar.