Páginas

miércoles, 14 de febrero de 2007

Dinosaurios en San Juan Raya

Acabo de leer una noticia muy interesante. En diciembre del año pasado descubrieron en San Juan Raya, muy cerca de Tehuacán, huellas de dinosaurios.

Esta es la noticia, de La Jornada:


Confirman que son de dinosaurio huellas encontradas en Puebla
De la redacción
Uno de los vestigios hallados en San Juan Raya
Uno de los vestigios hallados en San Juan Raya

En la desértica región de San Juan Raya, municipio de Zapotitlán Salinas, Puebla, sitio conocido internacionalmente por ser un importante yacimiento de fósiles, un lugareño encontró en diciembre de 2006 las huellas de dinosaurio de 65 a 110 millones de años de antigüedad, confirmó el doctor en biología Oscar Polaco Ramos.

El subdirector de laboratorios y apoyo académico de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH, informó que se localizaron por lo menos 40 huellas de al parecer tres diferentes especies de animales prehistóricos que transitaron por la zona para beber agua en un cuerpo lacustre existente hace millones de años.

El especialista precisó que estas huellas se suman a las 30 encontradas en mayo de 2006 ­ubicadas aproximadamente a 30 kilómetros de distancia­, pero con la diferencia de que éstas muestran tres dedos.

Las primeras, explicó, eran redondas y en su momento fueron estudiadas por el investigador del Instituto de Geología de la UNAM, Jerjes Pantoja Alor, quien consideró que los restos pudieron ser de apatosaurios, también llamados brontosaurios.

Son un tipo de dinosaurios herbívoros de 30 a 40 toneladas de peso y 20 metros de largo, de cabeza pequeña, cuello muy largo (apto para alimentarse de brotes y hojas tiernas de la parte alta de los árboles) y patas muy pesadas.

Oscar Polaco comentó que el INAH aún no puede establecer el tipo de dinosaurio al que corresponden las huellas encontradas en diciembre pasado.

En busca de la especie

Destacó que de común acuerdo entre los pobladores de San Juan Raya y el Centro INAH-Puebla, existe la propuesta de que el paleontólogo Rubén Rodríguez de la Rosa, en breve realice los estudios para determinar la especie a la que corresponde el dinosaurio.

"Por el momento podemos confirmar que sí son huellas de dinosaurios que habitaron durante el cretácico inferior (65 a 110 millones de años)", apuntó el especialista al precisar que las pisadas están bien conservadas y marcan una secuencia de la ruta que siguieron los animales.

Estimó que cada huella tiene una dimensión de 30 a 60 centímetros de largo y ancho, y 15 centímetros de espesor. Los vestigios fósiles se encuentran en una superficie que fue la ladera de un río y que hoy es una área seca y rocosa.

Agregó que para la adecuada protección de las huellas se requiere también la intervención de un ingeniero hidráulico que evite que el agua que pasa por el sitio donde se encontraron las pisadas se afecte.

Aunque las huellas se localizan en tierras ejidales, dijo, la comunidad está dispuesta a colaborar con las autoridades para continuar las investigaciones y saber a qué tipo de dinosaurio corresponden, con la idea de exhibirlas junto al banco de Turritelas que se muestran al turismo en el Museo del Jardín Botánico de Zapotitlán.


Esto es toda una novedad, pues si bien en la zona abundan los fósiles, nunca se habían encontrado sino pequeños moluscos. O al menos eso es lo que pensaba, pues preguntándole a San Google me encuentro con que no es así:


Descubren en Puebla huella de dinosaurio
Original: http://www.elnorte.com/ciencia/articulo/634265/

El rastro de pisadas fue encontrado por el geólogo Jerjes Pantoja, de la UNAM

Una ruta de pisadas continuas, claras y oscuras, es el primer indicio de la presencia de dinosaurios en San Juan Raya, Puebla.
Foto: cortesía Jerjes Pantoja

Ciudad de México (4 mayo 2006).- Huellas semirredondas de uno o más dinosaurios que habitaron durante el Cretácico inferior, hace entre 112 y 121 millones de años, fueron descubiertas por el investigador mexicano Jerjes Pantoja Alor, del Instituto de Geología de la UNAM, en la desértica región de San Juan Raya, en el sur de Puebla.

"Creo que son de Apatosaurios, también llamados Brontosaurios, un tipo de dinosaurios herbívoros de 30 a 40 toneladas de peso y 20 metros de largo", explica Pantoja Alor, quien localizó una ruta de 35 metros de longitud compuesta de pisadas, cada una con una dimensión de 30 a 60 centímetros de largo y ancho y 15 centímetros de espesor sobre una superficie rocosa, en lo que fue un pantano.

El poblado de San Juan Raya —ubicado a 19 kilómetros del municipio de Zapotitlán, cerca del límite con Oaxaca y el cual forma parte de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán— ha sido estudiado desde fines el siglo 19 por su riqueza de fósiles, pero hasta ahora existe por primera vez una evidencia de la presencia de dinosaurios en Puebla. La otra región del País con rastros de la especie extinta es Coahuila.

"Es una zona fosilífera notable, de la cual hay trabajos de Nyst y Galeotti (1838), Félix y Lenk (1891), Aguilera (1902), Mulleried (1934) y Alencaster (1956), quien hizo una revisión y reclasificación de la fauna cretácica colectada por los autores anteriores, encontrando nuevos géneros y especies", detalla el geólogo adscrito desde hace 38 años al Instituto de Geología y para quien los fósiles "son el complemento para llegar a conclusiones sobre cómo eran las especies, el ambiente y los ecosistemas del pasado".

En la zona, cerca de las huellas, hay fósiles de animales invertebrados del Cretácico, como un grupo de ostiones llamados ostreidos, moluscos de nombre Pterotrigonia y Cyprina, ciempiés y gusanos.

También abundan cactáceas columnares, como los órganos gigantes o tetechos (Neobuxbaumia tetetzo y Neobuxbaumia macrocephala) y grandes biznagas o choyas (Equinocactus platyacanthus).

"Hace diez años (en 1996) visité la región y encontré dos formaciones casi redondas. Pensé que podrían ser huellas, pero también nidos de dinosaurios o una especie de refugios que las mojarras hacen bajo el agua cerca de los pantanos. Entonces no me ocupé de ellas, porque no vi la secuencia que mostrara pasos de dinosaurios", recuerda el geólogo.

Hace tres semanas, de regreso a San Juan Raya, la evidencia de más huellas continuas lo animó a limpiar el sitio para descubrir los más de 35 metros de pisadas ordenadas.

"Ahora hay que analizar la cadencia, descifrar si se trata de uno o más individuos e iniciar todo el proceso de medición", agrega.

Hundidas en el pantano

Aunque hoy es una región desértica, en el Cretácico inferior la región de San Juan Raya fue un ecosistema de pantanos cercanos al mar.

Justo en un lodazal del antiquísimo pantano quedaron marcadas las huellas descubiertas hace tres semanas por Pantoja, en una superficie que fue después la ladera de un río y hoy una superficie seca y rocosa.

"Gracias a la arenisca dura que la compone actualmente, y a que estuvieron cubiertas durante millones de años, esas huellas del Cretácico se han conservado", señala el también asesor científico de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán y profesor del posgrado de Ciencias de la Tierra en la UNAM.

"Los fósiles de moluscos, peces y diversos estudios geológicos realizados a partir de 1956 por Petróleos Mexicanos (PEMEX) documentan una región de vasta actividad geológica y tectónica, pantanosa, en donde los dinosaurios herbívoros tenían una relación directa con un mar cercano", añade Pantoja, quien describe entre los habitantes del antiguo ecosistema al Apatosaurio o Brontosaurio, un animal de cabeza pequeña, cuello muy largo (apto para alimentarse de brotes y hojas tiernas de la parte alta de los árboles) y cuerpo y patas muy pesadas.

Uno de los fósiles que da certidumbre para datar las huellas en el Cretácico inferior (en especial en la etapa Aptiano) pertenece a un tipo de moluscos llamados rudistas que sólo vivieron en esa época.

"Para saber la edad cotejamos fósiles que han sido estudiados intensamente, como los moluscos rudistas y las amonitas, invertebrados marinos que tuvieron un rango muy corto de vida y que son para la paleontología como relojes que miden el tiempo geológico", comenta Pantoja.

Lo que falta

El geólogo está listo para iniciar estudios en San Juan Raya, pero requiere financiamiento.

"Lo primero es proteger la zona para mantener las huellas lo mejor posible y que no entre gente a verlas y dañarlas. Luego hay que protegerlas con un endurecedor especial y comenzar las mediciones", anticipa.

Entre las dudas por resolver están si las huellas pertenecen a uno o más individuos, de qué tipo de Apatosaurio son y si tenían de tres a cinco dedos, pues la redondez de las huellas no permite percibirlo a simple vista.


Servidos.

A.T.

4 comentarios:

KIKKA dijo...

¡¡TE MANDO MI CORAZÓN!!

gracias por el post,

que bárbaro!!


estudie biología en la UNAM, es apasionante el mundo de los fósiles
solo falta que deveras apoyen los politicos a la ciencia...

tu sabes que no sólo este día te mando mi cariño

UN ABRAZO.

Anónimo dijo...

Pues a través de "San Guguel", buscando San Juan Raya, he encontrado yo tu blog. Tan solo aclarar que es incorrecto el último párrafo que pones del artículo de La Jornada. Respecto a lo del banco de turritelas y el Museo del Jardín Botánico de Zapotitlán. Tanto el banco como las huellas se visitan poniendose en contacto con los responsables del Museo, pero el de San Juan Raya. http://sanjuanraya.blogspot.com

Por cierto, merece la pena verlas.
Un saludo. Moshqui.

Anónimo dijo...

si vicitas el jardin botanico de zapotitlan y los fociles de san juan raya no dejes de visitar a
san pedro atzumba a probar el agua dulce de manantial directa mente del manto acuifero un domingo
seria exelente seguro la pasaras bien

saludos

Anónimo dijo...

Hola, Acabo de ir en Semana santa a visitar San Juan Raya y me quede muy impresionada por los recorridos, el sitio donde estan las huellas de raptores y en general la hospitalidad y la infraestructura de este sitio que aunque modesto se puede apreciar que hace un impacto tremendo en la comunidad ... Vayan a visitarlo, no se van a arrepentir!!!